23Julio2017

-

Later… when the TV turns to static, es el tercer disco de la banda escocesa Glasvegas. El álbum fue lanzado en septiembre del año pasado bajo el sello BMG Records y la producción corrió a cargo de James Allan, frontman de la banda.

El disco empieza con la canción que da nombre al material, “Later… when the Tv turns to static”, es un tema cargado de feeling, musicalmente con  suaves atmósferas y bases rítmicas sutiles pero bien presentes. “Young blood” es tal vez más intensa, la voz y la lírica adquieren mayor fuerza. Pero esa es la constante del disco, pues en diferentes pasajes, la voz de James Allan alcanza notas altísimas, algo no tan común en bandas de indie rock.

No sería una exageración decir que la parte musical se desarrolla en función de la voz de Allan, que, dependiendo del tema,  da la sensación de subir y bajar. Mucho del  encanto del disco se encuentra en eso. Por momentos sus interpretaciones hacen recordar la labor de Morrissey en The Smiths, guardando las debidas proporciones.  El poder de las interpretaciones, que se vuelven casi teatrales, dramáticas a veces, casi deja en segundo término la poca variedad musical que se ofrece.

Musicalmente, el disco suele ser monótono, salvo las ocasiones en las que el sonido tranquilo del piano es reemplazado por arpegios y melodías hechas desde la guitarra. Así transcurre el resto del disco, dónde desfilan temas como Secret Truth o Magazine, que son de los más destacados.

Finish sympathy, con sus más de ocho minutos, pone cierre a un disco bastante regular, en el que James Allan expone todas sus fortalezas como cantante y en el que la banda explora un sonido no muy arriesgado.

Por: Samuel Nava// @stupidtobegin

Later… When the TV Turns to Static-Glasvegas
leftUnited Rock League Magazine, Somos más que una revista, somos tu revista, somos TU ROCK! únete, opina y ayudanos a mejorar.

Newsletter