25Febrero2017

-


La edición 2014 de la ya conocida historia “Ya merito” se terminó de escribir el mediodía del pasado 29 de junio, tras la derrota de la Selección Mexicana de Fútbol, por pizarra de 2-1 ante Holanda, en el marco de los octavos de final de Brasil 2014, hecho que le deja nuevamente fuera de combate por buscar su primer título del Mundo, a nivel de selecciones mayores. Una vez más el equipo tricolor demostró garra, entrega, coraje, determinación y comunión entre los 23 convocados, el cuerpo técnico y la afición. Pero los mismos errores históricos de los que no se ha podido librar el estratega en turno le pasaron factura, ahora en el estadio Castelao, lo que ha dejado al combinado tricolor una vez más con un palmo de narices y el ansiado quinto juego tendrá que esperar, al menos, cuatro años más.

En términos generales la actuación de la escuadra azteca hizo un gran Mundial, tomando en cuenta que el proceso de eliminatorias fue un desastre que dejó cerca de la hecatombe al proyecto que encabeza Justino Compeán, al dejar escapar puntos vitales y depender de terceros para ingresar a la fiesta en territorio amazónico, por la ventana de la cocina. Dicho proceso incluyó el abaratamiento de los llamados a selección, polémica con jugadores considerados y los que “se borraron solos” sumados a los 42 días de terror, donde cuatro entrenadores desfilaron por el banquillo “Herrera tomó al cuarto equipo de la Concacaf y le cambió el rostro. Su forma de festejar los goles se convirtió en el más extremo performance de la dicha. Si nuestro sueño de niños era abrazar a Santa Claus, ahora es abrazar a ‘El Piojo’”, señaló el escritor mexicano Juan Villoro en una columna publicada en el diario Reforma el 30 de julio, un día después del duro despertar azteca del sueño mundialista. Tal como ocurrió en Francia 1998, el proceso de preparación para la competencia dejó muchas dudas en la afición y la prensa especializada.

La grave lesión de Luis Montes, en el antepenúltimo cotejo ante Ecuador, encendió las alarmas del Club León y del cuerpo técnico, lo que obligó a Miguel Herrera a llamar de emergencia a Javier Aquino, quien se encontraba en pretemporada con el Villarreal en China. Ante la duda Herrera mantuvo su alineación base, con un esquema 5-3-2, echando mano de Guillermo Ochoa en la portería, Francisco Javier ‘Maza’ Rodríguez, Rafael Márquez y Héctor Moreno en la central, Paul Aguilar y Miguel Layún en las laterales; en la media cancha de Héctor Herrera, Andrés Guardado y José Juan ‘Gallito’ Vázquez; Giovani Dos Santos y Oribe Peralta en el eje de ataque, lo que al principio generó serios cuestionamientos.

Pero Herrera se mantuvo firme, y los cambios recurrentes de Javier ‘Chicharito’ Hernández, Marco Fabián, Carlos Salcido, Diego Reyes, entre otros, le dieron una cara de combate al Tricolor, un rostro que maravilló a propios y extraños.

En su paso mundialista, México pasó por encima de Camerún, pese a las adversidades del clima y el arbitraje para ganar en su debut por 1-0. Ante el dueño de casa, Brasil, los aztecas le pusieron cara a un duro rival, sumado a una notable actuación de Francisco Guillermo Ochoa, quien fue factor clave para mantener el 0-0. Y ante Croacia, los mexicanos le respondieron con un 3-1 en la cancha al estratega croata Niko Kovac, quien declaró que a los aztecas les temblarían las rodillas, provocación que pagó caro el cuadro europeo. Para los octavos de final el rival en turno era Holanda, la única variante que presentó Herrera fue la entrada de Salcido, quien ocuparía el lugar del ‘Gallito’ Vázquez como contención, la confianza estaba a tope, el grupo estaba unido, rodó el brazuca y…

Todo era felicidad y armonía en la primera mitad. Un gol de Giovani Dos Santos, al minuto tres de la parte complementaria, desató la felicidad en el estadio Castelao, México era amo y señor del partido ante una Holanda que no encontraba como detener el vendaval azteca. El Tricolor se encontraba muy cerca de una gran hazaña, pero Miguel Herrera tuvo un gran miedo, miedo al triunfo.

Buscando innovar ‘El Piojo’ cambió su esquema a un 5-4-1, dejando sólo en punta a Oribe Peralta e incorporando por la bandas a Javier Aquino, un movimiento que aprovechó el estratega holandés, Louis Van Gaal, para ajustar piezas y buscar el agónico empate. Al minuto 87 Wesley Snijder, con un fogonazo de pierna derecha, enfrió el encendido ánimo en la cancha, banquillo y tribuna tricolor, y un error arbitral, en conjunto con el gol, vía penal, de Klas Jan Huntelaar, le terminó de arrebatar el ansiado sueño al equipo azteca que una vez más hizo soñar a los aficionados pero los despertó de manera violenta del anhelo del quinto juego, mismo que se buscará en Rusia 2018.

Para esta misión los federativos le darán el voto de confianza a Miguel Herrera, quien asume el mayor reto de su carrera; finalizar un proceso mundialista y guiar a una mezcla de generaciones exitosas (campeones mundiales sub-17 en 2005, 2011 y medallistas de oro en Londres 2012) hacia el tan mentado objetivo. El tiempo corre, el 8 de junio de 2018 arrancará la nueva edición de la Copa del Mundo ¿Herrera estará al frente de la misión en Rusia? Sólo el tiempo, y las polémicas, lo dirán a su tiempo.

 Por: Gabriel Torres / Enviado Especial /@jgtorresa

Y al despertar… en los cuartos no estaba el Tri
leftUnited Rock League Magazine, Somos más que una revista, somos tu revista, somos TU ROCK! únete, opina y ayudanos a mejorar.

Newsletter